Pregón de San Roque (Tinajo) 1987

POR ANDRÉS RODRÍGUEZ SPÍNOLA

A todos mis queridos paisanos y amigos, con los cuales, durante tantos años he compartido mi vida familiar y social, en este mí muy amado pueblo de Tinajo, recordando de todos un inolvidable cariño, afecto y aprecio mutuo.

Con la mirada en el presente y la mente en el pasado, hoy tengo el honor y satisfacción de convertirme, al ser elegido, en pregonero de nuestras Fiestas patronales, caracterizadas por la animación, la alegría, la ilusión y la efusiva acogida al visitante, haciendo una pausa en el trabajo cotidiano. Sólo basta ver y observar, con atención, para poder escribir sin necesidad de pensar; pues la belleza de la armonía y el sosiego de la tranquilidad que diariamente se disfruta en este pedazo de tierra conejera, la cual con la protección de nuestro Patrón San Roque, a quién se le invoca desde hace tres siglos por nuestros antepasados, y continuamos pidiéndole que siga iluminando a nuestras autoridades locales, quienes con su esfuerzo, entrega abnegada y espíritu de superación, han sabido, en colaboración con todos los tinajeros, elevar y hacer resurgir los valores humanos, sociales y espirituales de nuestro disperso municipio, con el brillante progreso cívico y su gran nivel cultural que se ponen de manifiesto con echar la mirada unos años atrás y contrastar con aquellos tiempos pasados, cuando el caminante un tanto cansado, y a pié, burro o camello ¡¡Cuál peregrino permanente!! Cruzaba nuestros campos por los ásperos caminos desde un costado a otro, desde La Vegueta a la Costa, o desde Muñique a Tinguatón, contemplando aquella espléndida, aunque sacrificada agricultura, convertida hoy en reserva para el futuro. Estos recuerdos contrastan con la actual belleza de nuestra plaza, la regía categoría de los caminos y el encanto de las casas.

Solo nos queda pedir ante la venerable imagen de San Roque y postrados ante él, que con su humildad y santa caridad, estimule e ilusione a la muy eficaz Comisión de festejos a continuar superándose año tras año, para que tanto en estas Fiestas de paisanos y forasteros (mujeres, hombres, ancianos y niños) como después de ellas, los sentimientos religiosos y el disfrutar mundano, continúen compaginando la devoción, el amor espiritual y la ayuda a los demás, con la diversión, el espectáculo teatral, la noble competición deportiva, el baile, la verbena o la parranda, y así, hermanados todos, como una sola familia, con la protección sobrenatural del excelso Patrón y la dirección de nuestros entrañables representantes, sigamos sin desfallecer caminando hacia la gran meta que todo lo culmina. La Felicidad Interminable.

¡FELICES FIESTAS!

Categorías: Pregones de Tinajo | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: