Pregón de Mancha Blanca 2007

POR  FRANCISCO JOSÉ NAVARRO RODRÍGUEZ

Francisco Jose

 Todo comenzó el domingo 22 de abril, en esta misma plaza, cuando participaba presentando el homenaje que el Ayuntamiento de Tinajo hacía a los agricultores y pescadores del Municipio. Fue entonces cuando el Sr. Alcalde D. Jesús Machín y el Sr. Concejal de Agricultura, ahora de policía D. Antonio Morales, me comunicaron que me habían elegido pregonero de las Fiestas de Ntra. Sra. de los Dolores. En ese momento no le di el sí ni a uno ni otro; les comenté que nos centrásemos en el mencionado homenaje y después hablaríamos del Pregón. Cuando volvía a casa , a eso de las dos de la tarde y solo en mi coche, lo fui meditando y al llegar a casa se lo comuniqué a mi mujer y mis hijos, y todos a una contestaron:

Si has sido pregonero de tu pueblo, San Bartolomé ¿por qué no de las fiestas en honor a Ntra. Sra. de los Dolores, con la fe y el  cariño que todos le tenemos?

Esto para mí fue el mejor aliciente para seguir adelante, así que el lunes por la mañana le comuniqué al Sr. Alcalde que contara conmigo como pregonero en este año 2007.

Mi Pregón lo he basado en mis vivencias, de niño hasta estos días. Mis recuerdos se remontan a la década de los cincuenta, cuando me estaba preparando para hacer la primera comunión; por aquel entonces era párroco de San Bartolomé D. Ramón Falcón Pérez. Él se encargaba de darnos la doctrina (hoy, catequesis), Don Ramón que era más listo que el hambre, y para que los Chinijos no faltáramos a la doctrina, cada vez que íbamos nos daba un tique para que lo fuéramos guardando, y al final del curso los teníamos que presentar todos para poder ir a la gira (hoy excursión) que nos había prometido. Eso yo lo tuve muy fácil porque, nada más salir de la escuela de Don Pepe Ferrer, ya me estaba esperando mi prima Dolores para que no faltara a la doctrina, así que por mucho que yo quisiera escaparme alguna que otra vez, no había manera de poder hacerlo.

Así pues, llegó el gran día: ¡por fin iba a salir de gira! ¡la noche anterior no pude conciliar el sueño pensando que a las nueve de la mañana tenía que estar en la Plaza! Todavía recuerdo aquel bocadillo de pan con aceite y azúcar y una naranja que mi madre me puso en una saquita hecha de tela. Además, cuando fui a despedirme de mi tía Margarita y de mi prima Dolores, ellas también me tenían preparado unas frutas pasadas y unas camuelas que mi tío Eligio había traído del “Sobaco”…la gran sorpresa para mí fue el colocante hecho con azúcar y manices que con tanto cariño había preparado mi prima para mí.

Ya a pie de guagua, Don Ramón, con la lista en la mano, iba nombrándonos a cada uno de los que habíamos acabado el curso de la Doctrina sin haber perdido ni un sólo día. Era la primera vez que me subía a una guagua de la “Gildes”. Y ni yo ni mis compañeros sabíamos dónde nos iban a llevar de gira…arranca la guagua y la primera parada que hicimos tras salir de San Bartolomé fue “Mancha Blanca”, un lugar para mí desconocido, nos bajamos y entramos en la ermita de Ntra. Sra. de los Dolores. Allí, Don Ramón nos estuvo explicando la historia de la Virgen, el milagro que había hecho cuando paró los volcanes y muchas cosas más, como niño que era, no entendía mucho lo que nos estaba contando, porque yo estaba más atento a los barquitos y figuritas de cera que por aquel entonces estaban en la ermita y que luego años más tarde me dijeron que eran los esvotos que habían traído los marineros como regalos a la Virgen hechos promesas, barquitos y figuritas que desaparecieron de la ermita sin haberlos tenido en cuenta que habían sido ofrecidos con mucha fe y devoción por los hombres de la mar, seguramente en algunos de los difíciles momentos vividos a bordo de sus barcos. Volviendo con el relato de Don Ramón y todavía dentro de la ermita, noté que aquella imagen era diferente a la que yo tenía en mi pueblo….algo en ella me había atraído…pero no sabía explicarlo… a partir de entonces comenzó a despertar en mí la profunda admiración y devoción hacia esta imagen a la que tantos lanzaroteño y visitantes llegados de otras tierras venimos a dar gracias y también a pedirle algún que otro favor.

La gira continuó y desde “Mancha Blanca” nos fuimos a la iglesia catedral de la Villa de Teguise donde también hicimos una parada para luego llegar hasta la Caleta de Famara y desde allí regresar a San Bartolomé. Cuando llegué a mi casa, no paraba de contarle a mis padres y los hermanos que en ese momento estaban en casa todo lo que había visto…para mí era algo muy grande…nunca había salido de mi pueblo, y si ya importante había sido salir de gira, imagínense tener la oportunidad de montarme los pies con agua salada en la playa de Caleta de Famara…fue la primera vez que vi el mar…no cabía dentro de mí.

Como llegamos un poco tarde, no fui a casa de mi tía Margarita, pero al día siguiente llegué como un loco contándole todo lo que había visto. Recuerdo que mi prima sólo me preguntaba por los santos que había visto, y que a mí sólo se me quedó grabada la imagen de Ntra. Sra. de los Dolores, porque de todos los santos que había en la iglesia catedral de la Villa, tan sólo conocí a la Purísima y la Virgen del Carmen…esta fue mi primera salida y mi primer contacto con la imagen de Ntra. Sra. de los Dolores, la de Mancha Blanca.

Año y medio más tarde volví a Mancha Blanca, pero esta vez la cosa fue diferente: vine con mi madre caminando, cogiendo por la zona del Quintero, pasando por Mozaga hasta coger el camino del Peñón y por allí llegar a Mancha Blanca, este viaje no fue muy placentero, ya que tuve que regresar caminando a San Bartolomé pasando al regreso por casa de mis tíos José y María ellos vivían en Mozaga, todavía recuerdo los higos indios que me regalaron y nada más llegar a mi casa quede comiendo, lo que luego me pasó todavía lo recuerdo. Mi madre, después de haberme traído caminando a casa de “Seño Guillermo”, el curandero de Tao, (quién, por cierto, me hizo ver las estrellas y todos los satélites juntos, porque se me había desbolado el brazo jugando a la piola), ella había ofrecido una promesa a la Virgen de los Dolores que si todo salía bien, y como antes lo que se prometía, se cumplía, ella cumplió, aunque a mí no me hizo mucha gracia porque esto no tenía nada que ver con la vez que vine de gira…esto ocurrió a finales del año 1959, unos meses antes de que me fuera a vivir a Arrecife un 9 de marzo de 1960, el mismo día de mi cumpleaños…todavía recuerdo aquel camión en cuya caja estaban todas nuestras pertenencias y en la cabina el coger Marcial Fontes, que en paz descanse,…mi madre no dejaba de llorar porque dejaba atrás parte de su vida empezar una nueva vida en el Puerto…yo no entendía nada…¡si hasta me hacía ilusión la mudanza…! Claro que aún era muy chico y no llegaba a comprender que también a mi me cortaban las raíces con mi pueblo y con la otra parte de mi familia que se quedaba en San Bartolomé.

El tiempo iba pasando y fue el 19 de diciembre de 1965 cuando me volví a encontrar con Ntra. Sra. de los Dolores; en ese año recuerdo que llegaron a la isla unos misioneros a los que nosotros llamábamos “Padritos” ellos traían una misión muy concreta: la de que en todos los hogares se rezara el santo Rosario, de ahí que su lema fuera: “la familia que reza unida permanece unida”…Y fue entonces cuando se dio por finalizada la cruzada del santo Rosario con la llegada a Lanzarote del padre “Peitón” y la bajada de Ntra. Sra. de los Dolores hasta Arrecife ¡todavía está en mi retina la carroza en forma de volcán donde iba la Virgen y una gran multitud que le acompañaba desde Mancha Blanca! Yo fui a recibirla a las casas de los Cuarteles, cuando sólo estaban construidas las primeras casas baratas del barrio de Titerroy y todo lo demás no era sino un terreno lleno de piedras y aulagas…ese día recuerdo que se levantó un altar en el Parque Viejo, hoy llamado de Ramírez Cerdá, donde se celebró la santa misa. Uno no daba crédito a lo que estaba viviendo…fue algo muy grande para todos los cristianos creyentes de la isla que la Virgen de los Dolores nuestra madre la de Mancha Blanca, bajara hasta Arrecife…una vez terminada la santa misa, la imagen de la Virgen en procesión se dirigió hasta la iglesia matriz de San Ginés, donde permaneció hasta el día 21 de diciembre; durante esos días había que hacer cola para entrar en la iglesia y poder estar un ratito con la Virgen.

Pasaron los años y fue en 1973, un 13 de septiembre, cuando me presenté al examen para obtener el carné de conducir y, como estaba muy cerca el día de la Virgen, me comprometí con ella y a cambio le hice una petición quizás un poco egoísta por mi parte: que si superaba la prueba para la obtención del carné, vendría a verla…esto se lo conté a mi primo Carmelo, el de mi tía Carmen, él trabajaba de chofer en la fábrica de Lloret y Linares y cuando en los tiempos de la zafra de la sardina había pedidos de conserva y se trabajaba también los domingos hasta el mediodía, él, con el micro que tenía la empresa, llevaba a las mujeres a Muñique, las Calderetas y Tinajo. Él le pidió permiso a las mujeres para que me dejaran venir con ellas y, una vez que las había dejado a cada una en su lugar de origen, me acercó hasta Mancha Blanca para cumplir con la promesa prometida ¡esta vez si que estuve un buen rato hablando a mi manera con la Virgen, y le prometí que cuando tuviera un coche no dejaría de venir a verla…y fue a partir de ese día cuando adquirí mi compromiso con la Virgen.

Y desde ese día no he dejado de venir y compartir con ella los buenos y malos momentos que me ha dado la vida, entre los llamados buenos puedo enumerar: el que ella pusiera a Consuelo, mí mujer, en mí vida, el nacimiento de mis tres hijos (francisco José, Pedro Manuel y Sergio) los cuales y siguiendo la tradición desde que su madre se recuperaba del parto, la primera salida que hacíamos con ellos era traerlos a Mancha Blanca y presentárselos a Ntra. Sra. de los Dolores para que ella con su santo manto protector los guié siempre por el buen camino de la fe en cristo, y haga de ellos buenos cristianos. Otro de los buenos acontecimientos que he compartido con ella ha sido el nacimiento de mi primera nieta, la pequeña Leticia nacida el día 5 de julio de este mismo año, con su llegada nos ha cambiado la vida a toda nuestra familia y a la que junto con sus padres Francisco José y Carmen Rosa estoy comprometido a educarla en la fe en Jesucristo y María su madre, otro acontecimiento que también compartí fue el bautizo de mi coche otra de las tradiciones que se conservan en nuestra isla ya que la primera salida al menos en nuestra familia es venir a Mancha Blanca.

En cuanto a los momentos malos, si es que se pueden llamar así, yo destacaría: la pérdida de mis padres y, sobre todo, la de mi hermano Pedro, quien no sólo era mi hermano sino además, mi amigo y confidente…sé que Ntra. Sra. de los Dolores los acogió en su seno desde que partieron de mi lado.

Pero la vida sigue, y tienes que luchar, sobre todo por la familia que tú mismo has formado, por el amigo que es sincero y por la gente que de verdad te quiere…como católico creyente y practicante, he seguido viniendo a Mancha Blanca; y con este son ya 19 los años que lleve participando en los actos en honor a Ntra. Sra. de los Dolores, y sobre todo comprometido con la celebración de la santa misa, además de los eventos que organiza el Exmo. Cabildo Insular de Lanzarote, como pueden ser: la Romería, el Festival Folclórico “Nanino Díaz Cutillas” los Autos Sacramentales y la Feria de Artesanía.

Volviendo la vista atrás, recuerdo aquellos primeros Festivales con Miguel Ángel Corujo como coordinador, sin apenas escenario ni decorado en el mismo recuerdo que se guardaban los utilizados en el Festival Campesino, se le daba algún retoque y se salía del apuro, no me puedo olvidar del frío que pasábamos y de alguna que otra pulga que nos llevábamos para casa, ya que en los alrededores del escenario venían algunos a orinar y en aquellos años la desinfección era poca…hoy este Festival se ha convertido en el mejor de Canarias, tanto en la organización como en los grupos que participan, todos los que vienen por primera vez quieren repetir, para mí es el acto donde más disfruto y lo vivo con máxima intensidad porque es la única noche donde estamos todos los canarios unidos, hablando la misma lengua y hermanados por la música, nuestra música y nuestros bailes canarios, haciendo acopio de nuestra identidad, esa por la que tenemos que seguir luchando como pueblo.

La romería es otro acto que comenzó con muy poca participación, como todo lo que es nuevo y desconocido, pero poco a poco y con el paso de los años, se ha consolidado de tal forma que ya es imparable. Yo que lo he vivido desde dentro de la organización, sé lo que cuesta ese día llegar hasta los pies de Ntra. Sra. de los Dolores porque todos queremos pasar muy cerquita de ella y poder así hablarle, darle gracias o pedirle alguna cosa, como nuestra madre que es. Sé que muchos no están de acuerdo cómo se lleva a cabo ésta, pero es que esta romería, nuestra romería, la hacemos el pueblo, y aquí no existe ni nunca ha existido el protocolo, porque todos venimos con un mismo fin: llegar a los pies de nuestra madre, sea como sea; con carro, sin carro, vestido de romero o con la ropa de diario…lo importante es llegar y disfrutar de la romería, la convivencia con la familia, amigos y conocidos.

Otro de los actos que también se ha consolidado es la representación de los Autos Sacramentales acerca de lo acontecido en Mancha Blanca con la Virgen de los Dolores, obra del maestro D. Juan Brito Martín, una fuente inagotable sobre la historia de Lanzarote porque él también es historia; de él he aprendido muchísimo acerca del misterio de las apariciones de la Virgen de los Dolores y de las erupciones volcánicas acaecidas en nuestra isla. Nadie mejor que él ha sabido transmitirlas ya que año tras año ha ido incorporando nuevos episodios de los hechos ocurridos.

En este día no puedo pasar por alto la otra cita con Ntra. Sra. de los Dolores la llamada “Fiesta del Volcán” en la que todos venimos a darle las gracias a la Virgen por haber parado el volcán de la capellanía del clérigo Duarte, entre Tao y Tiagua una mañana del 31 de julio de 1824, cuyas explosiones y gran aparato de gases aterrorizaron a todos los vecinos circundantes, que constituidos en fervorosa procesión encaminaron sus pasos hacia el santuario de Nuestra Sra. de los Dolores, muchos de nosotros desconocíamos esta fiesta. Fue el párroco y amigo D. Francisco Cruz quien un día me lo comentó y me puso al corriente de la misma. Yo le invité para que participara en el programa “La Sobremesa” que hago todas las tardes en radio Lanzarote, él aceptó mi petición y cuál no fue su sorpresa y también la mía, al ver tanta gente participando de la celebración, tanta que cuando llegué a Mancha Blanca me tuve que quedar fuera en la plaza ya que la ermita estaba abarrotada, fue entonces cuando se decidió hacer la celebración de la santa misa en un lateral de la ermita, ya que cada año somos más los que venimos a compartir, dar gracias y pedir a la Virgen que nos ayude a apagar tantos volcanes que hoy en día siguen ardiendo en nuestra sociedad.

No me gustaría terminar sin antes dar las gracias al actual párroco de San Roque D. Santiago Quintana porque siempre está dispuesto a echarnos una mano desde su misión sacerdotal, a D. Jesús Machín Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Tinajo y a su Corporación por haberme elegido pregonero de estas fiestas en honor a Nuestra Sra. de los Dolores 2007 a todos Vds. Por acompañarme y compartir estas vivencias, y a mi familia, mi mayor tesoro porque siempre me han apoyado y me han animado a seguir luchando, a todos gracias y que Nuestra Sra. de los Dolores nos ayude a caminar por los difíciles caminos de nuestra vida.

Como pregonero y con el permiso del Sr. Alcalde les invito a que disfrute de las fiestas en sana alegría y convivencia y me acompañen al interior del santuario y junto al párroco D. Santiago, rezar una oración y presentar las ofrendas a Nuestra Señora.

¡Viva la Virgen de los Dolores, viva la reina de los volcanes, viva Nuestra Madre!.

Categorías: Pregones de Mancha Blanca | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: