Anselmo

Por Agustín Cabrera Perdomo- Tinajo 14-11-2000

Lo he sentido de verdad amigo: cuando me enteré de tu partida ya descansabas para siempre a la sombra de Tinache.
Solo hacía unos días que te había visto, en tu ya lento pasear por estos caminos y desde el coche, a modo de saludo, levanté mi mano y observé cómo me correspondías levantando la tuya. En ese fugaz encuentro, pude ver o quizás imaginé tu perenne sonrisa y tus inquietos e interrogadores ojos.

Recuerdo desde niño, tus esporádicas visitas al Morro del Viento, siempre imprevistas, siempre alegres, llegabas: saludabas a todo el mundo y hablabas de los planes de tu futuro aunque siempre aplazado casamiento. Alguna vez nos recordabas el parentesco que nos unía y que según tú, se remontaba a Sr. Marcial Borges,” el Indiano”, el del Peñón, el padre de mi bisabuela Encarnación. Luego seguías tu camino envuelto en el laberinto de tus pensamientos.
Hasta la vista amigo: tu recuerdo vagará siempre por estos caminos, o al menos mientras la memoria de los que quedamos por aquí acompañe a nuestros cansados cuerpos.
Desde ese lugar en que te encuentras ahora, espero saldrás un día a recibirnos, con tu ya eterna sonrisa y con los interrogantes que te deparó tu paso por la vida, aclarados y resueltos para siempre.

Agustín Cabrera

Tinajo 14 de noviembre de 2000

Categorías: Leyendas | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: