Francisco Fernández de Bethencourt

Fuente: Agustín de La Hoz -Lanzarote

(…) El 27 de julio de 1851 nace en Arrecife el veguetero don Francisco Fernández de Bethencourt (1), de rumbosa cuna, y desde niño se ausenta de La Vegueta para no volver nunca. A los diez años ingresa en el Pontificio Seminario de Las Palmas, pasando años después al de Tenerife (La Laguna), destacándose como exquisito poeta. A los 16 años inicia una serie de artículos en periódicos canarios, todos ellos inspirados por su catolicidad a machamartillo, y también por su patriotismo y amor a la monarquía.

Ya en Madrid se hace el más fervoroso paladín de la restauración borbónica, y no cumplidos los veinticinco años de su edad pública el «Nobiliario y blasón de Canarias», que le vale para que la Real Academia de la Historia le nombre su correspondiente el 12 de abril de 1879, o sea, cuando cumple don Francisco veintiocho años. Regresa a Santa Cruz de Tenerife para volver a la península con el fin de editar «Los Anales de la Nobleza española», siendo en 1880 cuando decide suspender la proyectada publicación por la constante labor que le exigía otra obra de más empeño, cuál era su «Historia genealógica y heráldica». Este importante estudio fue muy sonado, por sus malentendidos, cuando la aparición en 1897 del tomo primero, que tuvo que corregir. Por causas que son obvias se suspendió la edición de los volúmenes siguientes, que aparecieron más tarde con el título modificado (2). En 1900 fue elegido individuo de número de la Real Academia de la Historia, y la Real Española de la Lengua lo llamó a su seno en 27 de noviembre de 1913, de cuyo sillón «K» tomó posesión el 10 de mayo del siguiente año.
Este ilustre veguetero educó a gran parte de las clases más elevadas de España, era hombre de sociedad y su casa (3) siempre estaba llena de invitados. De sobrias costumbres, meticuloso y excelente lector. Siempre que podía gustaba comer fuera, y el primero de abril de 1916, cuando lo hacía con el Obispo de Madrid, falleció de una emiplejía. Dejó una vasta obra de investigación y, sobre su figura y talento, se han escrito varios libros, en particular uno muy sentido de su hermana (4), editado en Madrid con el título «Francisco Fernández de Bethencourt».

NOTAS
1.- En Tinajo no hemos encontrado la partida bautismal y, aunque se ha dicho que el ilustre académico fue cristianizado en Arrecife, tampoco está la referencia en la parroquia de San Ginés. Lo que sí sabemos es que nació en la casa núm. 1 de la hoy calle «Riego», de Arrecife.
2.- «Anuario de la Nobleza». Su primer libro fue uno de poemas que tituló «Recuerdos y Esperanzas» (1872), patrocinado por las damas monárquicas de Santa Cruz de Tenerife.
3.- En Madrid, Paseo de la Castellana.
4.- Doria María Fernández de Bethencourt casó con don Antonio Domínguez Alfonso, y de este matrimonio nació el que después sería comediógrafo, don Antonio Domínguez Fernández.(…)

Categorías: La Vegueta | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: