Rogativas solicitando el milagro

Fuente. Agustín de la Hoz- “Lanzarote”

Había terminado de dar Misiones en Tinajo un franciscano, el P. Guardián, que había recalcado en sus prédicas que el pueblo debía acogerse a la protección de la Virgen de los Dolores, cuya fiesta acababa de conceder el Papa Clemente XII a España en 1735 para celebrarse por primera vez el 15 de septiembre del siguiente año, o sea, cinco meses después de terminadas las misiones del P. Guardián.

Fue este franciscano quien, a primeros de abril de 1736, fecha aproximada de las vomitaciones de los cráteres de Las Quemadas, convoca y calma al pueblo para organizar una rogativa, a la vez que portando la imagen de N. S. de los Dolores (1), que se hallaba en la ermita de San Roque, hoy iglesia parroquial de Tinajo, se fueron el franciscano y vecinos al encuentro de las corrientes de lavas volcadas ya de lleno sobre el incipiente caserío de Tajaste. La fervorosa procesión se situó en la montañeta de Guiguan, y desde allí prometieron solemnemente construir una ermita a la Señora si Ella conseguía detener la desolación que se estaba consumando por todos los rincones del corazón insular. Un individuo (2), decidido y valiente, abrazado a una cruz de tea, se adelantó cuanto pudo hacia el hirviente magma, con gran peligro de morir achicharrado, clavó la cruz mientras los presentes, emocionados y transidos de amor a Dios, lloraban y rogaban con fe titánica. Y…¡Milagro, milagro! ¡¡Milagro!!, era el grito unísono. Efectivamente, cuando el tormentoso e incandescente río llegó a los pies de la cruz (3), aquél se detuvo como por sobrehumana apetencia, cesando de sepultar nuevas tierras. Mas, curiosísimo resulta el hecho, antinatural de que las lavas de los próximos días no siguieran su curso normal, sino que se desviaron para buscar carrera sobre las petrificadas escorias de otroras. El 16 de abril de 1736 cesaron las terribles e inolvidables erupciones.

NOTAS

1- El cuadro de N. S. de las Angustias, que se halla hoy en la sacristía del Santuario de Mancha Blanca. Se ha querido interpretar que fue escultura y no cuadro, pero nosotros nos inclinamos por lo último.
2.- Nos ha sido imposible su identificación.
3.- Donde hoy la vemos, para admiración de todos.

Categorías: Iglesia Ntra. Sra. Los Dolores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: