Multimedia

Cultivo de granos

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

El cultivo de granos es esencial en la economía campesina. El gofio y el pan para las personas, el rollón o el afrecho para los animales, son productos esenciales que se obtienen de los cereales, del millo, del trigo, de la cebada, del centeno, de la avena. También las legumbres (chícharos, arvejas, lentejas) son básicas en la dieta campesina, y la archita, las habas, etcétera, en la alimentación de las bestias. Los granos son, en la mayoría de los casos, tipos genéticos específicos de nuestras islas. Paralelamente, las técnicas de cultivo utilizadas encierran un auténtico tesoro de riquezas etnográficas: aperos, terminología, cultura oral… Por eso, los últimos vestigios que nos quedan de los cultivos tradicionales de grano constituyen un patrimonio biológico y cultural de primer orden, gravemente amenazado de extinción.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Cultivo de hortalizas

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

 

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Cultivos frutales

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

Las condiciones climáticas y ecológicas permiten obtener gran variedad de frutos. Al soco de los muros sorprende ver árboles frutales, albaricoques, duraznos, naranjas, limones, caquis… Por otro lado, a ras de suelo aparecen sandías, melones, fresas… El sabor de estas frutas de secano se potencia y enriquece por las muchas horas de sol y la poca agua.

La higuera y la tunera son los frutales del volcán. Se adaptan a la perfección al medio y su productividad es alta. Alimentan a la gente y a los animales, por lo que tradicionalmente son muy valorados por la población campesina.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Cultivo de la viña

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

La vid crea paisaje y sabor en Tinajo. Mil maneras de resguardar la viña en extensas superficies construyen un escenario inigualable. Caprichosas líneas cobran vida de la mano de la piedra seca. Paredes pegadas al suelo y alfombras de rofe dibujan un lienzo sobre el que destacan en el horizonte las montañas o las solitarias palmeras. Todo el mundo tiene una cepa de vid, y en forma de aguardiente, licor o vino, llenan las bodegas familiares. La fama de estos caldos es reconocida a nivel mundial.

La variedad de uva predominante es la malvasía. Pequeña de tamaño y de escaso rendimiento, destaca, sin embargo, por su excelente calidad, delicado sabor y agradable perfume. También se cultivan las variedades de blanca moscatel, listan blanca y negra, diego y negramoll.

La poda se realiza después de la recolección de la uva, en los meses de septiembre a octubre. Esta tarea se efectúa para que la viña coja fuerza, esté limpia y sana. Se diseña el crecimiento de la parra a conveniencia del agricultor.
La vendimia se realiza sobre la segunda semana del mes de agosto. Se recolecta la uva madura manualmente, por lo que el trasiego de la gente en los campos es habitual.
Desde la mañana a la tarde, mujeres y hombres trabajan cortando los racimos, cargando las cestas y acarreándolas hasta los coches que las llevarán a la bodega. Sólo la hora de la comida detiene la constante actividad. Entre vino, pan y pejines llegan la charla, los cuentos, las historias y las risas. Luego, vuelta a la tarea. Un año más, la vendimia reúne a la familia en el campo.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Ganado de cabras

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

La cabra canaria es, sin lugar a dudas, el animal por excelencia del campesino de Tinajo. Con 5.404 cabras, este municipio cuenta con el 22% del total insular. Una o dos cabras en una casa garantizaban un suministro diario de leche suficiente para una familia pequeña. Su magnífica adaptación a ambientes semiáridos y su mantenimiento de bajo coste hacen de ella un animal de alta rentabilidad. El queso de cabra es un producto de primerísima calidad, por su importante contenido en proteínas y por su curación y mantenimiento. Aparte de la leche y el queso, se aprovecha de ella prácticamente todo. Su carne como alimento, su piel para la confección de zurrones, prendas de vestir, alfombras… su cuerno para la elaboración de mangos de cuchillos canarios… Viven de diez a doce años de media, y a los siete meses de nacidas ya pueden ser madres. Su preñado es de unos cinco meses, y ordinariamente paren un solo cabrito, que se alimenta de la madre algo más de unos treinta días. No se entiende el paisaje tinajero sin la figura del pastor y sus cabras que, después del ordeño, salen al jable, a los malpaíses o a la costa.

 

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Ganado de ovejas

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

La oveja de raza canaria es un animal de lana larga y buen carácter lechero. Las hembras están desprovistas de cuernos, pero los carneros presentan una cornamenta espectacular. Producen una carne exquisita, y el cordero es el más demandado; en Canarias se suele consumir en Pascua. Las condiciones óptimas para la cría de ovejas se resumen en un régimen de pastoreo extensivo con una alimentación natural de pastos, que favorece la calidad de su leche y carne. La oveja pelibuey es una raza canaria que se está recuperando, ya que estuvo al borde de la extinción. Son animales de gran porte y están desprovistos de lana. Tienen una aptitud cárnica más que lechera y producen mucho estiércol. Su alimentación se basa en forrajes verdes, y su carne es muy apreciada por nuestros ganaderos. De las 7.700 ovejas de raza canaria de Lanzarote, 1.750 pertenecen al municipio de Tinajo, el 22% de la cabaña insular.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Ganado Equino

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

 

José Viera y Clavijo, en su Diccionario, describe a nuestro burro como “un animal sobrio, sufrido, tranquilo, lleva con paciencia los golpes, se contenta con las yerbas más ásperas, teme mojarse y enlodarse los pies, no se revuelca sino sobre la grama, o en un terreno enjuto; en su primera edad es ligero, alegre, gracioso y casi bufón; después se pone ya más serio, y se muestra ardiente, y aún furioso, para el placer. Conoce a su amo y lo lleva con gusto, marchando presuroso; camina, trota y galopa como el caballo; cuando se le carga demasiado baja la cabeza y las orejas; maltratándolo con exceso abre la boca y retira los labios, con un cierto aire burlón; tapándole los ojos, permanece inmóvil; rebuzna, instado del hambre o del amor; no cría insectos; tarda en crecer tres años pero a los dos puede ser padre. La burra pare a los doce meses, y aunque no produce nunca más de un pollino […] El asno suele vivir de veinticinco a treinta años; duerme menos que el caballo, y es más constante en su salud. Con la yegua engendra los mulos. La leche de la burra, joven y sana, es muy medicinal”. El tractor y el todoterreno apartaron a los animales de las tareas agrícolas, lo que contribuyó a que fueran desapareciendo de nuestros campos. Hoy en día Tinajo cuenta con 20 burros censados, de los 104 que hay en la Isla. Los tinajeros siguen echando de menos un paisaje en el que camellos o burros acompañen al campesino.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

El camello

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

 

El camello puede hasta con 400 kilos de carga, y por ello ha sido pieza clave en las tareas del campo, como en la vendimia, arado, asurcado…

 

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Otros animales

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

El camello y el conejo son dos especies animales vinculadas a la historia de Lanzarote. El camello, como se llama al dromedario en las islas, servía de bestia de trabajo para transporte de carga y monta. Además, el aprovechamiento de su cuero, pelo o lana, carne y leche y sus escasas exigencias alimentarias lo hacían insustituible en el campo lanzaroteño. El conejo, por su parte, cuando se introdujo en la isla se reprodujo con muchísima rapidez, hasta el punto que antiguas descripciones ya decían de Lanzarote “es tierra de muchos conejos e palmas”. Se aprovecha de él su carne y, en el pasado, el pelo de su piel, que se utilizó para la confección de sombreros. Otros animales también están presentes en la vida cotidiana de este entorno rural, como gallinas, gallos de pelea, patos y hurones para la cacería.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Forrajes y plantas pascícolas

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

La variedad florística de los pastizales naturales del municipio de Tinajo es botánicamente muy rica. Es el caso de la pata gallina, mostacilla, treinta nudos, abrepuños, trébol reventón, lengua vaca, barrilla, relinchón, hierba muda salada, alpondor, chibusquillo, rabo cordero, salao, cenizo, trébol pelotilla, gramilla, rama cría, romerillo pardo, cail, finalillo, cerraja, malva, sonajilla… Un poco de lluvia convertirá los eriales en un jardín multicolor que los rebaños pastarán para dar sabor y aroma a su carne y a sus quesos.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

El ordeño y queso

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

Canarias es una de las regiones con mayor cultura quesera a nivel mundial. Se suele producir queso de forma artesana en las explotaciones ganaderas. En general, este alimento es una rica fuente de calcio, proteínas y fósforo. El queso es consecuencia del proceso de prensado, salado y maduración de la leche cuajada. El resultado es un producto sólido y de diferente dureza, según el tiempo dedicado a la maduración.

Los cuajos suelen ser de origen animal, generalmente del estómago de baifos o corderos. La leche líquida se coagula con la incorporación del cuajo cuando aún está caliente o recién ordeñada. Los quesos resultantes pueden ser de vira y vuelta, tiernos, curados, recubiertos de gofio o de pimentón. Ya son menos las manos maestras que elaboran este producto. En tierra de quesos, el paladar de los niños debe educarse en esos sabores especiales que, desde la flor que alimenta el rebaño, pasa por la quesera de madera y las manos de la artesana hasta su mesa. Un privilegio que no se puede perder.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Utensilios

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

 

El mundo rural alberga un verdadero tesoro de pequeños objetos. Útiles asociados a las tareas agrícolas, al cuidado y utilización de animales, al servicio de nuestras necesidades, que forman un ajuar casi olvidado.
Las imágenes ilustran el proceso de confección de un zurrón a partir de una piel de baifo, aunque también puede utilizarse el cuero de otros animales. El zurrón es una bolsa o mochila para llevar comida, que antiguamente también se empleaba como vasija para ordeñar. D. Manuel Martín, a la derecha, amasando gofio en el zurrón.

D. Ramón Pérez abre las puertas de su casa, donde atesora un verdadero museo vivo de útiles que lo acompañaron desde su niñez en las tareas del campo. No se desprende de nada que le haga recordar aquel modo de vida. Cencerras, horcones, frenillos, sogas, serones, cerrojos, salamos, cangas, son joyas modestas que componen un legado cultural y antropológico único.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Las apañadas

Fuente: El Lenguaje de la tierra
Javier L. Gil León
Claudio J. Moreno Medina
Nicolás F. Martín Cabrera

 

Las apañadas son una herencia de la organización ganadera anterior a la conquista de la isla. Consisten en la recogida del ganado de costa, es decir, de los rebaños que pastan libremente en las tierras improductivas, riscos y montañas que los ganaderos destinan a la suelta. Estos animales son recluidos en los corrales o cambuesas, donde cada propietario identifica sus cabezas de ganado a través de las marcas que los animales llevan en las orejas. Se trata de animales que los pastores renuncian a sustentar. La costa se constituye, de este modo, en reserva ganadera de diferentes propietarios, que permite a los mismos, cuando así lo necesitan, recuperar a sus animales mediante las apañadas.
El ganado de costa sólo se explota para el aprovisionamiento cárnico, nunca para el ordeño. Viven sin cuidado alguno, reproduciéndose espontáneamente. En Tinajo, cabras y ovejas pasan todo el invierno pastando y criando libremente en el interior de Caldera Blanca y El Islote,
zona de preparque del Parque Nacional de Timanfaya. Tradición y protección se complementan armoniosamente. Cuando se agostan los pastos, los ganaderos realizan la apañada. Una fiesta comunitaria en la que la dura tarea de recogida del ganado se ve compensada por el mareaje de las nuevas crías. En la actualidad, es el único lugar de la Isla donde se apaña: participan unos 20 ganaderos y colaboran algunos amigos y familiares. Este aspecto de evento social de las apañadas se convierte en una afirmación del acervo rural, evidenciando la importancia del rescate de estas tradiciones.

Categorías: Tinajo | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.